miércoles, 27 de junio de 2012

Como veo que quedan
de esa libreta, dos hojas,
miraré de hacer lo que hacen
los que poetas se llaman.

De dar por fin, si no os molesta
de una manera acertada,
de esa libreta modesta
ya que no es exagerada.

Con un poco de paciencia,
si es que de esto os queda,
me podreis dar mi lecencia
para decir lo que sepa.

De habladora, nada tengo,
de impertinente tampoco,
bromista según y como,
e ídem de ser yo seria.

Pero, amigos que importa
que si soy o no bromista,
que si seria o callada,
si habladora o juerguista.

Es que por eso paciencia
buenos amigos pedí?
¿por eso falta licencia
para expresar lo que aquí?

¿Paciencia? no, no quiero,
ni que licencia me deis,
solo si, eso lo espero...
que en este punto lloreis...

María Isabel Civit.
 
 

lunes, 4 de junio de 2012

CARTA DE UNA MADRE A SU HIJA

RETORNO
QUERIDA IRIS;
Cuando ya casi habia perdido la esperanza de no volverte a ver nunca jamás, y tan solo me quedaba vivir los dias que iban restando hasta llegar el final de mi vida, la generosa y desinteresada colaboración de unas personas amigas, han hecho posible que hoy mi destrozado corazón volviese a latir muy fuerte, al ver un hilo de luz, en donde tu y tu buen entendimiento podrían convertirlo en el mas grande resplandor. ¡ Por fin, han podido localizarte!. Te escribo sin pérdida de tiempo….lo deseaba tanto?.
Te fuiste de casa sin otro motivo que el de ir a vivir a la ciudad junto con el chico del que hacia algún tiempo que salías. decias que todo lo que aqui te rodeaba, incluida la precencia de tu padre y la mia te estába axficcionando, y que tu habias nacido para ser libre e ir a tu aire. Y, así, sin dar más explicaciones desapareciste con aquel muchacho al que decias que te queria mucho.
sin dejar ninguna dirección, ni tampoco el nombre de ninguna ciudad, para que no pudierámos encontrarte, te fuiste a tierras muy lejanas.
Dificíl de poder adivinar tu estratégia. Nunca podrás imaginarte el dolor que sentimos, añadiéndose una gran impoténcia de no saber donde encontrarte y poderte decir adiós.
tu padre no lo pudo resistir y al cabo de poco tiempo murió. Peró todo y que sentia la pena que le oprimia en su alma, no pasaba ningún dia que te perdonase, y me decia…tengas esperanza mujer, Iris volverá.
mientras decía estas palabras le brotaban de sus ojos las lágrimas. Yo, adivinaba que el ya no le quedában ganas de vivir, pues nada le importaba.
Por desgracia no me equivoqué. Lo último que dijo, fué para ti, ¡Iris. Y asi se despidió de ti. Estoy muy bien informada de lo que ha sido de tu vida. Un desastre total, y era por este motivo que tu no querias dar señales de vida.
Sé, que te lo estás pasando muy mal. Estás sola y con un hijo. No fué aquel muchacho como tu esperabas y querias. Te abandonó al poco tiempo de vivir juntos. Tambien comprendo tu temor de escribirnos, porqué sabias que habias obrado injustamente con las personas que menos lo merecíamos, pues te queriamos y sabes que siempre te supimos comprender. Tan dificil era de hablar en su momento?.
Ahora que ya ha pasado todo, sin ningún resentimiento, te pido que vuelvas tan pronto te sea posible a tu casa. Nos nescesitamos. te prometo no preguntarte nada de lo que hayas vivido, a no ser que tu lo quieras.No quiero ser yo la que quiera profundizar tu pasado. Basta ya de sufrimientos.
Creo que dejo bien claro todo, las cosas pasadas, pasadas están. Te pido seas fuerte y olvida. Yo solamente quiero que seas feliz. Aquí tienes tu casa que espera tu retorno. Yo siempre te he querido, y todavía aunque callada, recuerdo las palabras de tu padre llenas de esperanza diciendome... ¡ La Iris, volverá!
Recibe mientras tanto, un fuerte abrazo para ti, y para tu hijo Andrés, al que espero conocer y besar muy pronto.
Tu madre que nunca te olvidó.
                                                                             Adela.
 
                                                                                                          Mª Isabel

Seguidores

cosas

ACARICIANDO MI PIEL

ACARICIANDO MI PIEL
ROSA

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
MONTBLANC, TARRAGONA
Con una inmensa atracción hacia lo desconocido